GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

¿Puedo componer a este hombre?


Si confías en tu Dios, Él te dará las peticiones de tu corazón mucho más pronto de lo que imaginas

Por: Maleni Ramírez | Fuente: ACC – Agencia de Contenido Católico


Ten tus delicias en Yahveh, y te dará lo que pida tu corazón. Pon tu suerte en Yahveh, confía en él, que él obrará; hará brillar como la luz tu justicia, y tu derecho igual que el mediodía

Salmos 37:4-6

Todos sabemos que la relación matrimonial no es fácil, y que en ocasiones se torna tan difícil que es muy complicado mantener la esperanza viva, la llama del amor ardiendo, o el ánimo de seguir luchando. Sin embargo, la idea de nuestro Creador fue totalmente diferente cuando creó el matrimonio. Él creó hombre y mujer, y los puso juntos a cohabitar en un hermoso lugar, después de proveer todo para ellos, a fin de que disfrutaran de su perfección, reciprocidad y complementariedad, de un modo profundo y real.

En general, las esposas se quejan de los defectos de sus maridos cuando ellos son irresponsables, excesivos, desordenados, inmaduros, flojos, poco amorosos, inexpresivos, egoístas, etcétera, y tienen razón en externar su frustración al respecto.
Pero llega un momento en el que se preguntan: ¿realmente puedo componer a este hombre? La respuesta es no. Por más que como esposa intentes cambiar a tu marido, no lo lograrás. Es sólo el poder del Espíritu de Dios lo que puede operar en él para una transformación justa, en el momento adecuado y bajo la abundante gracia de Dios.

Está bien que como esposa expreses tu inconformidad a tu marido, que le des consejos desde el fondo de tu corazón, y que colabores con él para adaptarse el uno al otro, para desarrollar mejores formas de comunicación, o para establecer mejores hábitos de conducta en el hogar y en su relación de pareja o hacia sus hijos, pero nunca debes creer que tú puedes cambiar su carácter, su modo de sentir, su corazón o su integridad. Eso sólo puede ocurrir cuando el Señor trata con tu esposo de manera personal. Tampoco tu esposo podrá cambiarte, por más que lo intente, sino hasta que sea Dios mismo quien hable a tu corazón.

Por eso, es importante que vengas en oración delante de tu Redentor y expongas a Él tu necesidad, tu desesperación, tu frustración o tu dolor, si es que tu esposo ha llegado a lastimarte con algunas actitudes. Jesús es tu mejor defensor, tu mejor abogado.

Por supuesto, puedes hablar con tu esposo, dirigirte a él con respeto y pedirle que modifique algunas de sus conductas, pero tu verdadero sostén será la oración.
 Ésta es la fuente más poderosa y efectiva que tienes para recibir bendición de parte de Dios.

Una esposa que recurre a Cristo, y no a su propia inteligencia o destreza, está expresando una confianza plena en su Señor. Esto complace a Dios y Él no tarda en responder. Recuerda que Él es un Dios vivo, interesado en tu bienestar y el de tu familia.

Si confías en tu Dios, Él te dará las peticiones de tu corazón mucho más pronto de lo que imaginas.
Es Él quien toca los corazones y cambia a las personas; es Él quien restaura vidas y cambia nuestro carácter; es Él quien sana nuestras heridas y llena nuestro corazón; es Él quien perdona nuestros pecados y nos da vida nueva.

Nosotros podemos influir en las personas, pero no cambiarlas de manera profunda y significativa.
Es Dios quien abre nuestros ojos, quien nos muestra la verdad y redarguye nuestra alma.

Pon todas tus quejas y peticiones delante de Él. Confía, deléitate en su presencia cada día y Él obrará maravillas en tu vida.
Él te cambiará primero a ti, te sentirás completamente diferente, te dará la paciencia, el amor y la sabiduría que necesitas para ser una compañera perfecta y no una enemiga. Dios cambiará tu corazón, tu visión, y te dará además el regalo de su intervención. No podrás creer lo que Él hará en ti si depositas toda tu confianza en Él y esperas en silencio, con discreción, sensatez y cordura.

Abandona las actitudes histéricas, las palabras ofensivas o hirientes, escapa del rencor y la venganza. Entrégale todo a Dios y Él te recompensará. Te enseñará a ser una mujer virtuosa, una mujer amada y respetada por su marido.

Muy pronto verás el cambio que de manera sobrenatural operará en tu hogar y en el corazón de tu amado. ¡Dobla tus rodillas ahora mismo, acude a tu Dios, inclina tu alma al Señor, busca su ayuda, Él no tardará en responderte!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores